EQUILIBRIO

a

Todo tiene dos lados, lo blanco –lo negro, lo bueno-lo malo, amor-miedo,  felicidad-tristeza.

El día a día también tiene momentos que se contraponen  ahora estoy contenta y de repente pasa algo que me hace cambiar mi estado de ánimo. Y al revés puedo estar molesta incluso por algo que me pasa interiormente y luego algo me cambia el humor y me pone contenta.

Esto  es así, es como debe de ser!!!.  El hecho de sentirnos frustrados por estas situaciones en las que la mayoría de veces no tenemos control solo  nos causa más molestia e infelicidad.

Entonces que puedo hacer para no sentirme así. 

  1. OBSERVA: primero haz una pausa y analiza el sentimiento y emoción que tienes en el momento.  Aquieta tu mente y solo respira.
  2. ANALIZA: que puedo hacer para cambiar esta condición.  Si está en ti actuar para resolver la situación, haz tu estrategia y actúa.  Y si no está en ti, entonces solo déjalo ir, no tiene caso que te estreses por lo que tu no puedes controlar.
  3. SIGUE: ya que haz resuelto lo que te corresponde hacer, Hazlo!!!.  Si tu no tienes el control de lo que pasa en tu entorno; si tienes el control de ti misma.

 

Tu puedes cambiar tus pensamientos. Esto a la vez cambia el  como te sientes, libera la tensión y la frustración, toma el control, cambia tu estado de preocupación al de ocupación. 

Recuerda que todo es perfecto como ya es,  pasar por todas estas situaciones es lo que nos fortalece o nos debilita. Está en ti salir bien librada de cada situación. Tomar la experiencia como aprendizaje y crecimiento.

Tiene caso lamentarte cuando algo no está “bien”, según tú?  Solo te trae sufrimiento y frustración.

Lo que si puedes hacer es practicar soltar esta emoción y tomar el control de cómo te sientes y actuar.

Practica cada vez ver el lado positivo y no el lado negativo.  Hazte estas pregunta…
¿Cuál es el aprendizaje que tengo de esta situación?  ¿en que me fortalece?
¿cómo me siento ahora?

Todo esto se lee muy fácil de hacer pero lo cierto es que no siempre recordamos hacerlo y nos gana la emoción.  Trata siempre de hacer una pausa y tomar solo unos momentos para respirar.  Es una práctica del día a día y de momento a momento.